Colección Rosariazos - Carlos Saldi

El prestigioso reportero gráfico Carlos Saldi inmortalizó dos de los alzamientos populares más emblemáticos desde la caída del peronismo, los Rosariazos, en una colección fotográfica de alto valor documental y artístico.

Colección Rosariazos

Dos de los alzamientos populares más emblemáticos desde la caída del peronismo tuvieron lugar en Rosario en mayo y en setiembre de 1969.

Esa reacción popular se enmarca en la experiencia de Tucumán Arde, del Cordobazo y de todas las expresiones de repudio al gobierno dictatorial que atravesaban la Argentina por aquellos años. Eran tiempos de grandes ideales y de mucho compromiso, con marcado protagonismo de los jóvenes.

El 17 de mayo, en una protesta por la represión en Corrientes que cobró la vida del estudiante Cabral, la Policía santafesina mató de un balazo a un estudiante de Las Rosas, Adolfo Bello, en la Galería Melipal. En respuesta, distintas fuerzas (gremios, partidos políticos, estudiantes) organizaron, cuatro días después, la Marcha del Silencio, que derivó en el primer estallido social del país. La policía tuvo que retirarse de las calles, pero antes de eso su feroz acción represiva produjo la muerte de Luis Blanco, obrero y estudiante de 15 años.

El segundo Rosariazo se produjo –como continuidad de una huelga ferroviaria– el 16 de septiembre, cuando la CGT local en pleno se sumó a la protesta, así como las asociaciones estudiantiles y políticas. A partir de las 10 de la mañana, comenzó la convergencia de columnas de trabajadores, estudiantes y otros manifestantes en dirección al local de la CGT. Ante la resistencia policial, los manifestantes volvieron a erigir barricadas y a enfrentarse abiertamente a las fuerzas de seguridad, haciendo retroceder a la policía. El conflicto se extendió a los barrios. Decenas de miles de manifestantes lograron mantener el control de la situación durante todo el día. Recién al día siguiente el Ejército, al mando del entonces coronel Leopoldo Galtieri, reemplazó a las fuerzas de seguridad. La protesta cesó cuando los militares tomaron control de toda la ciudad.

Los rosariazos marcaban el comienzo de la una década signada por grandes luchas y por salvajes represiones. Muchos de los crímenes cometidos desde el Estado aún permanecen impunes.

El prestigioso reportero gráfico Carlos Saldi inmortalizó los Rosariazos en sus fotografías. Sin descuidar el aspecto artístico de las mismas expuso en ellas su compromiso social.

Saldi realizó trabajos por todo el mundo, especialmente para la Unesco. Falleció el 13 de abril de 2004 en Rosario. Las copias de sus fotografías de los Rosariazos fueron donadas al Museo de la Memoria.

 

Ver todas las noticias