Guía para recorrer la Muestra Permanente

Museo de la Memoria Rosario. Muestra permanente.

"Ronda", de Daniel García, perteneciente a la Muestra permanente del Museo de la Memoria.

 

Guía para recorrer la Muestra Permanente, Museo de la Memoria Rosario

EL MUSEO

La creación del Museo de la Memoria está estrechamente ligada al reclamo que durante años impulsaron los organismos de derechos humanos de la ciudad de Rosario. Gracias a la acción de la primera Comisión Pro Museo, el Concejo Municipal aprobó la Ordenanza de Creación de esta institución, designando en 1999 al inmueble ubicado en calle Córdoba 2019/2025 como su sede definitva.

En marzo de 2010, y luego de años de sostenidos debates, el municipio tomó posesión del inmueble, lugar donde en los años de la última dictadura funcionó el Comando del II Cuerpo del Ejército.

El Museo de la Memoria es el primero de Argentina reconocido de interés nacional y una de las instituciones pioneras en América latina que trabaja sobre las causas y consecuencias del accionar del Estado terrorista sobre la población civil.

A lo largo de casi una década, el Museo se ha configurado como una institución referencial en políticas públicas de memoria y derechos humanos; celebrando acuerdos de colaboración con organismos académicos y otras instituciones que trabajan, en diferentes luagres de América latina y Europa, en pos de la reconstrucción de memorias históricas y sociales de períodos post-genocidas.

 

ESPACIOS DEL MUSEO DE LA MEMORIA

PLANTA BAJA

Recepción

Muestra Permanente

Centro Documental

Cafetería

PRIMER PISO

Sala de muestras temporarias

Biblioteca "Rául Frutos"

Centro Pedagógico

SEGUNDO PISO

Oficinas Técnicas

SUBSUELO

Auditorio

TERRAZA

Memoriales

 

EL EDIFICIO

El Museo de la Memoria está emplazado en la esquina de las calles Córdoba y Moreno, frente a la Plaza San Martín, la Facultad de Derecho, a cien metros de la ex Jefatura de Policía provincial y a sólo doscientos del ex Centro Clandestino de Detención conocido como Servicio de Informaciones, lugar de reclusión, tormento, muerte y desaparición de miles de hombres y mujeres.

Este edificio, también conocido como Casa de los Padres, fue proyectado por el arquitecto Ermette De Lorenzi y construido por el ingeniero José Spirandelli en el año 1928. La casona dejó de ser utilizada como residencia familiar hacia finales de la década de 1940.

A partir de entonces, la casa conoció diferentes usos: sede del poder militar, allí asentó su base burocrática y operativa el II Cuerpo de Ejército a lo largo de más de 25 años. En 1983, con la recuperación de la democracia, el edificio pasó de estar próximo a la demolición, a ser utilizado con fines gubernamentales primero y comerciales hasta marzo de 2010.

Es sus espaciosas y luminosas salas, el Ejército diseñó y llevó a cabo, -en estrecha colaboración con la Política y diferentes estamentos de la sociedad civil-, el plan de persecución y exterminio que se deplegó sobre siete provincias de la Argentina.

Este imponente edificio, fue sitio obligado de peregrinación de familiares de detenidos-desaparecidos quienes llegaban hasta sus puertas con la esperanza de obtener alguna respuesta acerca de la suerte corrida por sus seres queridos, arrebatados de su lado por las fuerzas represivas.

 

ÁREAS DE TRABAJO

Biblioteca Raul Frutos

Su patrimonio está conformado por libros y publicaciones periódicas cuya temática contempla las ciencias sociales, los derechos humanos y la literatura, con una fuerte impronta y especialización en las problemáticas y dilemas del campo cultural y político latinoamericano contemporáneo.

Centro Documental Rubén Naranjo

Resguarda testimonios de familiares y sobrevivientes, epistolarios y fotografías.

Ofrece, en soporte digital, información histórica y juducial para la consulta pública.

Departamento de Educación

Desarrolla una tarea central en la formación educativa de docentes y estudiantes en temas referidos a historia reciente y derechos humanos.

Bosque de la Memoria

Emplazado en el corazón del Parque Scalabrini Ortiz, afirma en el espacio público el recuerdo de los desaparecidos y asesinados durante los años de la última dictadura militar.

Más de 400 ejemplares plantados a lo largo de los últimos años, en fechas significativas del calendario, son protagonistas centrales de este empeño.

Relaciones Interinstitucionales

El Museo de la Memoria es miembro de la Coalición Internacional de Sitios de Conciencia, de la Red Federal de Sitios de Memoria dependiente de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación y de la Red Sudamericana de Sitios de Memoria, entre otras instituciones.

 

MUESTRA PERMANENTE

MEMORA

Diseñada por el artista plástico, Dante Taparelli, esta obra despliega, frente a los ojos del visitante, la evocación de hechos de violencia cometidos por el Estado a las comunidades de América Latina a lo largo de su historia.

Nos sitúa en el marco latinoamericano reflejando la memoria de las violaciones a los derechos humanos desde los diferentes Estados sobre la sociedad civil a lo largo de 500 años.

Las referencias a los hechos no es informativa sino más bien poética.

Está impreso con diseño de Biblia antigua.

Replica el mecanismo de Da Vinci, necesita de la complicidad, de la participación del visitante para comenzar a desplegarse.

Torá: mecanismo de madera, tela impresa que gira.

Toráh: palabra hebrea que significa acometer, “dar un tiro”, “dirigir un tiro”. Sería entonces la guía para dar en el blanco y de ahí se ha entendido como enseñanza, instrucción o como ley en el mundo occidental.

Se dice también toráh como mandamiento, en su sentido más amplio para designar a la totalidad de la revelación y enseñanza divina al pueblo de Israel.

También es el nombre que le da el pueblo de Israel a los primeros cinco capítulos de la Biblia.

Dante Taparelli, diseñador de modas, escenógrafo.

Nació en Santa Fe en 1955. Cursó estudios en la Escuela de Bellas Artes “Juan Mantovani”, y en diversos talleres de reconocidos artistas de la ciudad de Santa Fe (Pautazzo, Favaretto Forner, Lazarini, Wenceslao Cellacek, etc.)

En 1979 se radica en la ciudad de Rosario sumándose a muchos movimientos culturales a través de sus actividades de diseñador.

Realiza innumerables vestuarios de teatro, cine y televisión. Ocho muestras plásticas de esculturas y objetos. (Museo “Juan B. Castagnino”; “Krass”; Artes Plásticas, etc.)

En 1996 se incorpora a la Secretaría de Cultura y Educación de la Municipalidad de Rosario como Coordinador de Área de Diseño del Centro de Expresiones Contemporáneas, espacio que – entre otros -, ayudó a construir.

Diseñó espacios y dispositivos lúdicos de Arquitectura Efímera “Con Ojos de Niño”, muestra interactiva.

Diseño espacial de “La Isla de los Inventos”.

Entre 1999 y 2001 diseñó y dirigió los “Carnavales del Scalabrini Ortíz”.

Creador del Mercado Retro, Museo a Cielo Abierto y del Ropero en la Calle.

Actualmente coordina el proyecto Pichincha Recuperación: Casco Histórico de este barrio rosarino. Se desempeña también como director de Diseño e Imagen Urbana, Secretaría de Cultura, Municipalidad de Rosario.

 

NOS QUEDA LA PALABRA

Desarrollado en colaboración con un equipo de Memoria Abierta, reproduce relatos de sobrevivientes, militantes, familiares de detenidos desaparecidos y protagonistas en la historia de la lucha por los Derechos Humanos en la Argentina.

Este espacio busca valorizar al testimonio como pilar fundamental en los juicios contra crímenes de lesa humanidad. Son evidencias y provocan condenas.

Memoria Abierta es un centro de Documentación y Archivo y una Acción Coordinadora de Organizaciones Argentinas de Derechos Humanos.

Fue creada en 1999 por Organizaciones argentinas de Derechos Humanos para lograr una participación coordinada en iniciativas locales y nacionales en favor de la memoria colectiva sobre el pasado reciente de Argentina.

La integran:

APDH Asamblea Permanente por los Derechos del Hombre

CELS Centro de Estudios Legales y Sociales

Fundación Memoria Histórica y Social Argentina

Madres de Plaza de Mayo – Línea Fundadora

SERPAJ Servicio de Paz y Justicia

Trabaja para aumentar el nivel de información y conciencia social sobre el terrorismo de Estado y para enriquecer la cultura democrática.

Uno de sus principales objetivos es lograr que todo registro de lo ocurrido durante la última dictadura militar y sus consecuencias sea accesible y sirva a los fines de la investigación y educación de las futuras generaciones.

Las tareas necesarias para alcanzar estos objetivos se realizan a través de las siguientes áreas de trabajo:

Archivo Fotográfico, Archivo Oral, Patrimonio Documental, y Topografía de la Memoria. Cada una, desde su propia especificidad, contribuye a ampliar las fuentes que conforman el acervo cultural de Memoria Abierta.

 

LECTORES

Diseñado por Federico Fernandez Salaffia (escenógrafo y montajista) y Lucrecia Moras (artista plástica y montajista), este espacio invita a través de la lectura, a la reflexión en torno a la condición humana en situaciones límite.

El diseño de los libros estuvo a cargo de: Valentina Militello, Mariana Burich, Cecilia Garabelli y los textos de Irina Garbatzky.

Este espacio consta de 7 pupitres que contienen diferentes materiales para leer, mirar y reflexionar en torno a:

Arte

¿Es posible la representación del límite? Los artistas han rodeado esta pregunta durante años sin llegar a una certeza. El dilema acerca de la representación estética de la violencia pone en cuestión no sólo la posibilidad de la misma sino también sus alcances éticos: el valor del arte frente al valor de la vida.

No sólo la expresión de la angustia conformó este recorrido; también la voluntad de dar testimonio y construir un imaginario de la memoria.

Se realizó una selección de veinte imágenes en las cuales el dolor y la violencia conforman el centro de una experiencia que difícilmente podría ser trasladada al terreno de las palabras. El recorrido, busca ser universal entre los tiempos y las latitudes.

La experiencia del límite

La experiencia puede referirse a los acontecimientos vividos, a las percepciones del cuerpo y sus sentidos, y también los aprendizajes que se acumularon con el paso de la vida. Así se podría agrupar la experiencia de un pueblo, aquella que se transmite con el paso del tiempo y que por lo tanto implica un proceso de crecimiento y transformación. La experiencia en todo caso siempre involucra el encuentro con lo radicalmente diverso.

Las experiencias del límite, sin embargo, parecerían excluirse de esta clasificación. ¿Cómo narrar la convivencia con la violencia, la tortura, la muerte, la locura o la enfermedad? ¿Cómo poner en palabras la sensación de hambre, de cautiverio, de terror?

A pesar de su imposibilidad, muchísimos hombres artistas, escritores o simples testigos de la historia han logrado atravesar esta frontera, intentando, poner palabras a esos momentos donde la humanidad tocó su propio borde. Allí donde la “vivencia” resultó más intolerable de lo que podía contarse, insistieron en construir relatos para que ese dolor inefable pueda ser una fuente de sabiduría.

Se ha realizado una variada y brevísima selección de algunos textos (testimoniales, ficcionales, ensayísticos o periodísticos) para pensar los episodios de la experiencia del límite en la última parte del siglo XX y en la actualidad.

La condición humana

Indudablemente en todas las tradiciones del mundo ser humanos implica el cumplimiento de prácticas que nos diferencian del resto de los seres vivos. Si desde la Antigüedad las civilizaciones debieron aferrarse a leyes, valores y lenguas, también desde entonces los hombres tendieron a deshacer estos límites.

Qué nos hace humanos y en qué momentos los hombres arriesgan su humanidad podría ser la pregunta que guía la selección de estos textos.

Esta recopilación no pretende reconstruir un recorrido filosófico, sino apenas funcionar como un disparador reflexivo de las condiciones de vida más cotidianas y de la historia reciente. La pregunta qué nos hace humanos debe expandirse para encontrar su respuesta. En un contexto de opresión, de injusticia, de guerra, de colonización, ¿cómo se describe la condición humana?

Los combates por la historia

Este libro contiene algunos textos en relación a los problemas que plantean los diferentes usos de la historia. Por una parte, los cambios que se produjeron en los estudios historiográficos con el movimiento de la Nueva Historia, impulsado por Lucien Fébvre y Marc Bloch, quienes sotenían que era necesario pensar en estudiar el pasado no sólo a partir de los datos memorísticos sino en el encuentro con fuentes más intangibles, como los testimonios o las historias de vida. Pero por otra, la discusión acerca de la posibilidad de narrar una experiencia, sobretodo cuando la misma está ligada a situaciones de límite, como la tortura, la prisión o la violencia de Estado. Hacia esta crítica del testimonio apuntan los trabajos seleccionados de Beatriz Sarlo y de Giorgio Agamben, entre otros.

Se recorren algunos textos acerca de la relación entre la historia y la memoria; cómo puede ser apropiada la historia para usos políticos, ya sea por medio de una reconstrucción de los hechos o por medio de su borramiento.

“Los combates por la historia” es además el título del libro de Fèbvre que recoge sus ensayos. Allí, el autor explica cómo el trabajo por la historia es un combate. Conocer, recuperar y transmitir la propia historia no es sólo un saber, sino un poder, una posibilidad de acciones a corto y largo plazo sobre uno mismo y sobre su alrededor. Pero la búsqueda de la historia casi nunca se resuelve de forma simple, implica un recorrido trabajoso. En ese punto es donde se impone, más allá del trabajo específico de los historiadores, el aprender a escuchar y a capitalizar el testimonio de los sobrevivientes.

Todo te sobrevive

Es un libro que recopila distintos momentos de la lucha de las Madres y de las Abuelas de Plaza de Mayo.

No es necesario aclarar que los testimonios que acá se transcriben son muestras ínfimas de las miles de historias que cada una de las madres guarda.

Este libro está compuesto por testimonios y poemas de las Madres y por las reconstrucciones históricas que realizaron Ulises Gorini y Matilde Mellibovsky.

Se recopilan fragmentos de los textos; aunque cada testimonio en singular no reemplaza la totalidad de las historias, sabemos también que nos alcanza con escuchar al menos una voz para acercarnos al relato de las Madres de Plaza de Mayo.

Las venas abiertas

Las venas abiertas de América latina es el nombre que utilizó Eduardo Galeano para titular un libro sobre el genocidio y el saqueo provocados por la conquista española. La imagen de la riqueza fluyendo desde el continente hacia el resto del mundo reemplaza la escena idílica del “descubrimiento” por otra, más cercana a nuestras imágenes actuales de pobreza y marginación. Los años de explotación y exterminio marcaron el inicio de nuestra cultura, los efectos de sus heridas se perpetúan aún hoy, después de más de 500 años.

Retomar el títuto de Galeano supone entonces la intención de ir hacia aquella historia, a partir de textos que proyectaron sobre nuestra realidad otro territorio posible. Todos ellos buscan recomponer fisuras constitutivas: las lenguas aborígenes frente a las europeas, los mitos vernáculos contra los proyectos de nación.

Al mismo tiempo se incluyen textos escritos que refieren a lo que actualmente se nos presenta: masacres, impunidad, violencia racial y de género. Son episodios cotidianos en muchos de estos países que recuerdan cuán abiertas siguen estas “venas”.

20 años, 20 poemas, 20 artistas

Documental testimonial.

Realizador: Emilio Cartoy Díaz, Argentina, 1999

Recital de poesía en video realizado con motivo de los 20 años de las Madres de Plaza de Mayo.

Unas 70 voces se expresan, entre ellas: Miguel Ángel Solá, lee un texto de Osvaldo Bayer; Cecilia Roth, “Mi Buenos Aires querido” de Juan Gelman; Eduardo Galeano de su autoría, “El derecho a soñar”; Rubén Blades también de su autoría, “Desapariciones”; Caetano Veloso, “Vuelvo al sur”, de Pino Solanas y Astor Piazzolla; León Gieco, “Salmo 16”, de Ernesto Cardenal; Hebe de Bonafini, discurso frente a la ESMA.

Colección Dejame que te cuente

Dejame que te cuente es un proyecto destinado a contar las historias de víctimas del terrorismo de Estado de Rosario que se incorpora a la muestra permanente en la sala Lectores. (2015)

¿Qué es un recuerdo sin un relato que lo ubique en la constelación de nuestra propia vida? Aquellos documentos guardados en el fondo de un cajón, esas fotografías que se erigen como monumentos sobre la cómoda, el universo que arrastramos en cajas viejas mezclando postales estampilladas con cartas amarillentas plegadas con prolijidad. Fragmentos que piden ser contados.

Cada historia de vida posee un registro urbano, institucional, familiar, fotos en los cumpleaños, en los casamientos, en el carnet del club o de la biblioteca, en la libreta de la Universidad. Cada biografía sostiene una dimensión común que nos involucra en la historia.

Dejame que te cuente es un espacio que propone narrar, a partir de materiales recopilados por el Centro Documental Rubén Naranjo, las historias de las personas que fueron desaparecidas y asesinadas por el terrorismo de Estado en Rosario. Queremos contar el paso de esas vidas por nuestra ciudad, recuperando tanto la singularidad de su historia como los nexos comunes con la actividad social de nuestro pasado reciente. Voces que emergen y reconstruyen discursos marcados por una voluntad de transformar el mundo y de lograr una sociedad más justa.
Narrar esas vidas es la dolorosa experiencia que los familiares han tenido que realizar en su entorno íntimo y en medio de una ausencia irreversible. “Dejame que te cuente” , este archivo biográfico que toma la forma de un libro para cada historia, abre a la sociedad en su conjunto la posibilidad de incorporarse a su narración.

Cada historia es un libro único confeccionado artesanalmente con las características necesarias para que pueda ser leído por los visitantes ocasionales y los grupos escolares que recorren el Museo como parte de su programa pedagógico. Cada relato fue escrito por distintos autores a partir de documentos, fotografías y testimonios que los familiares han donado al archivo del Centro Documental.

El relato lleva una historia vivida al papel a través de la escritura, y ese relato vuelve a la vida a través de los lectores que vuelven a desplegar el sentido de la historia en la vida cotidiana.

La identidad y las historias de los desaparecidos y asesinados fue sostenida públicamente, por muchos años, por los familiares. “Dejame que te cuente” es una manera en que la ciudad cuente la vida de las víctimas del terrorismo de Estado de Rosario a través de sus instituciones como es en este caso el Museo de la Memoria y forme parte del trabajo de memoria colectiva de nuestra historia reciente.

 

El espacio Lectores también contiene una serie de fichas de socios de la Biblioteca Argentina, hoy desaparecidos que en su momento formaron parte de la muestra Lectores reales.

 

RECONSTRUCCIONES

Instalación que permite visualizar el tejido concentracionario argentino.

Maqueta

La sala contiene una maqueta desplegada, deconstruida del Servicio de Informaciones o ex Jefatura, que brinda detalles del lugar para poder de algún modo, recorrerlo. Fue elegido este ex Centro Clandestino de Detención al estar emplazado en el casco urbano, pleno centro de la ciudad de Rosario, en la esquina de Dorrego y San Lorenzo.

Area de DD HH – Secretaría de Extensión - Facultad de Arquitectura, Planeamiento y Diseño (UNR)

Coordinadora: Arq. Alejandra Buzaglo

Luego de la derogación de las leyes de impunidad: Obediencia Debida, Punto Final, Indultos y la consecuente reapertura de causas judiciales, se plantean nuevos interrogantes y se propone, en una primera instancia, el acompañamiento desde el quehacer disciplinar universitario, al desenvolvimiento de las instituciones democráticas. Tal es el caso de la colaboración de la Facultad de Arquitectura, Planeamiento y Diseño (FADyP), en una causa por violación a los Derechos Humanos, pedido del Juzgado Federal Nº4, a/c del Dr. Germán Sutter Schneider en el año 2006, para el relevamiento y ejecución de una maqueta de un el CCD La Calamita.

Surgió de este modo la necesidad de crear dentro de FADyP un área que abordara la problemática de los Derechos Humanos, surgiendo así el Área en DDHH coordinado por la arquitecta Alejandra Buzaglo, espacio institucional que asume la responsabilidad de dar respuestas a demandas vinculadas a esta problemática.

Desde el año 2008, el equipo está realizando, por encargo del Juzgado Federal Nº4 de Rosario, a/c del Dr. Marcelo Bailaque, cuatro maquetas de ex centros clandestinos ubicados en la ciudad de Rosario y en la vecina localidad de Funes, material utilizado en los juicios por violación a los Derechos Humanos. Las maquetas realizadas corresponden a: La Calamita, Quinta de Funes, Fábrica de Armas y ex Jefatura.. Se trata de edificios en los que podían existir huellas, rastros que podían ser identificados por sobrevivientes a más de 30 años. Por otra parte, el deterioro progresivo de los edificios y la ausencia de documentación que los registrara hacía peligrar un importante documento, ya que habían sido sustraídos todos los planos y no existía ningún registro en catastros ni en otras oficinas públicas.

Se hizo necesario también repensar la tradicional noción de patrimonio arquitectónico, en este caso no ligada a las cualidades de los edificios en sí o de sus autores intelectuales, sino en tanto documento de memoria para un nuevo concepto de preservación edilicia ligado a la historia política de nuestro país.

Lo fundamental en la construcción de las maquetas era al mismo tiempo construir dispositivos para resguardar del olvido y rescatar como testimonio a aquellos sitios en los que hayan sucedido hechos que los conviertan en documentos de la memoria.

El montaje estuvo a cargo de Eduardo Sarananiti.

Mapas

El gran mapa de Argentina despliega el sistema concentracionario argentino, revelando la ubicación de los 350 Centros Clandestinos de Detención que funcionaron en nuestro país. Se destaca el II Cuerpo y el Departamento Rosario.

Los mapas señalan lugares de detención transitoria y centros clandestinos de detención en la República Argentina, en la región Rosario-Santa Fe y en la ciudad de Rosario y sus alrededores.

Fueron realizados por el arquitecto Gongalo Conte, del Departamento Topográfico de Memoria Abierta.

Video Instalación

Registro videográfico realizado por Julieta Hanono, detenida a los 17 años en el Servicio de Informaciones, desde noviembre de 1977 hasta diciembre de 1979.

En 2005, retornó a su antiguo lugar de cautiverio para realizar este film, suerte de viaje al corazón de ese monstruo testigo de la desvastación.

 

RONDA

El espacio contiene la obra del artista plástico Daniel García, que evoca las históricas marchas de las Madres de Plaza de Mayo, símbolo de la resistencia a la última dictadura.

Un audio desarrollado por Héctor De Benedictis permite oír relatos y canciones en las voces de las Madres de Rosario.

Daniel García nació en 1958 en Rosario, donde vive y trabaja. Expone desde 1981. Ha presentado su obra en numerosas muestras individuales en Rosario, Buenos Aires y en otras ciudades del interior y exterior del país como en la Galería OMR de México en 1998, la Galería Sicardi de Houston en 1999, la Galería Ramis Barquet de New York en el 2000, y en la Galería Animal de Santiago de Chile en 2006, entre otras. Además participó en la 47º Bienal de Venecia, en 1997, y en la Bienal de La Habana del mismo año. También expuso en la 1º y 2ª Bienal del Mercosur en Porto Alegre, en la Primera y Segunda Bienal Internacional de Buenos Aires, y en el 2002 en De Ponta-Cabeça, la I Bienal de Fortaleza (Brasil). Entre sus últimas muestras individuales se cuentan: Tanto tiempo sin verte, en la Galería Zavaleta Lab de Buenos Aires (2008), Heteróclito, en el Museo de Arte Contemporáneo de Rosario (2008) y en el espacio de arte del Teatro Auditorium de Mar del Plata (2009), Bandido en el Centro Cultural Parque de España de Rosario (2009) y Retrovisor, en el Museo Emilio Caraffa de Córdoba (2010). Ha recibido, entre otras distinciones, el 2º Premio Braque en 1992, la Beca a la Creación Artística de la Fundación Antorchas en 1994, el Primer Premio de Premiados de la Fundación Nuevo Mundo en 1994, el Primer Premio Austria en 1996, el 2º Premio Adquisición de los Premios Colección Costantini en 1997 y el Premio 50º Aniversario del Fondo Nacional de las Artes en 2008. Fue considerado como el Artista Joven del Año 1995 por la Asociación Argentina de Críticos de Arte, y en el 2002 obtuvo el Konex de Platino de la Fundación Konex.

 

ENTRE NOSOTROS

A través de una serie de espejos y acrílicos que reproducen miradas humanas y animales, la obra de Graciela Sacco invita a reflexionar en torno a la sociedad y el lugar de testigos.

Graciela Sacco nació en 1956. Esta artista visual rosarina desarrolló una obra heredera tanto del conceptualismo como de la vanguardia de los '60. En 1996 fue convocada como la única representante de nuestro país a la 23º Bienal de San Pablo, donde se la eligió por su trabajo con la desmaterialización de la obra artística y el contenido político de trabajos como Esperando a los bárbaros, Bocanada o El incendio y las vísperas, que mostraban ojos, grietas, bocas extremadamente abiertas, revueltas sociales. A partir de entonces se ve lanzada al arte internacional. En su obra,

la insistencia en las tensiones de la sociedad global se acrecenta al plantearse para sí misma los límites como problema: el centro y lo periférico, lo residual y lo oculto, lo público y lo privado.

 

EVIDENCIAS

A partir del archivo de imágenes de Abuelas de Plaza de Mayo, Norberto Púzzolo recuerda en este espacio el incesante trabajo de búsqueda y restitución de la identidad de decenas de niños arrebatados de sus familias biológicas por el aparato represivo.

Fueron alrededor de 500 los niños robados, a la fecha se lograron recuperar 116 nietos.

Norberto Puzzolo es un fotógrafo y artista rosarino, nacido el 26 de julio de 1948.

Estudió dibujo y pintura en el taller del maestro Juan Grela G. El pintor Anselmo Píccoli fue otro de sus maestros.

Norberto trabajaba en una imprenta en la que había una parte de fotocromía. Espiando lo que pasaba en esos procesos de laboratorio, comenzó a interesarse por la fotografía.

Cuando volvió del Servicio militar, quería trabajar por su cuenta y, con sus conocimientos de plástica más la cámara fotográfica, halló un modo de vida que le resultó placentero.

Ha expuesto en forma individual y colectiva desde 1966 en diversas galerías, instituciones y museos, dentro y fuera del país.

A los 18 años fue uno de los activos realizadores de Tucumán Arde, obra emblemática de los años 60 que ha merecido numerosos comentarios de críticos e historiadores nacionales y extranjeros y que aún sigue generando particular interés e importantes trabajos de investigación.

Es profesor de Práctica Profesional en la carrera de Fotografía del Instituto Superior de Educación Técnica Nº 18 de la provincia de Santa Fe.

Dirige el estudio Puzzolo Productora Multimedia, que realiza fotografías, videos, música, CD interactivos y otros soportes con tecnología digital.

El Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA) le otorgó el premio Leonardo 2001 por su trayectoria en la fotografía.

En el año 2002 recibió el premio Konex, diploma al mérito en fotografía.

Por una decisión personal nunca ha enviado sus obras para concursar en premios ni salones.

Vive en Rosario - Argentina.

 

JUSTICIA PERSEGUIRÁS

Video proyección permanente de la historia en la lucha por la verdad y la justicia realizado por Pablo Romano.

Pablo Romano es realizador audiovisual, nacido en Rosario en 1968. Trabajó como periodista en Canal 3 de Rosario y ejerció la docencia en la Universidad de Buenos Aires. También ha dictado y coordinado talleres y seminarios sobre producción audiovisual.

Este espacio tiene como objetivo principal hacer conocer cuáles fueron y cuáles son los juicios que se realizan a los represores, a los responsables del genocidio, del Terrorismo de Estado ocurrido durante la última dictadura militar en nuestro país, entre los años 1976 y 1983.

En el video que se proyecta aquí, podemos ir viendo diferentes fragmentos de los juicios que se realizaron en el año 1985, denominado el Juicio a las Juntas, el “Juicio del Siglo”, y los que comenzaron a realizarse a partir del año 2004.

MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA

Sucesos significativos desde 1983 hasta la actualidad

1. 1983. Creación de la Comisión Nacional para la Desaparición de Personas (CONADEP)

2. Septiembre de 1984. La CONADEP entrega su informe al presidente Raúl Alfonsín.

3. Abril de 1985. Juicio a las Juntas Militares.

4. Diciembre de 1986. Se sanciona la Ley de Punto final.

5. Junio de 1987. Se sanciona la Ley de Obediencia Debida.

6. Diciembre de 1990. Carlos Menem decreta el Indulto.

7. 1994. Se sanciona la Ley que crea la figura legal de “Ausencia por Desaparición Forzada”.

8. 1995. Se crea la agrupación H.I.J.O.S.

9. Junio de 1996. Acto por los mil jueves en la Plaza, con la consigna “¡Ni un Paso Atrás!”.

10. 1996 Se declara el 24 de marzo como Día de la Memoria.

11. Diciembre del 2002. Se aprueba la Ley Nº 961 que crea el Instituto para la Memoria en la ESMA.

12. Agosto del 2003. Se declara la nulidad legislativa de las leyes de impunidad y se reabren las causas por crímenes de lesa humanidad.

13. Marzo del 2004. El ex Presidente Néstor Kirchner ordenó quitar del Colegio Militar los cuadros de los dictadores Jorge Videla y Reynaldo Bignone.

14. Agosto del 2004. La Corte Suprema de Justicia resuelve que los delitos de lesa humanidad son imprescriptibles.

15. Septiembre del 2006. Desaparición de Jorge Julio López.

16. Abril del 2010. El Tribunal Oral Federal Nº1 de Rosario leyó la sentencia a los genocidas Oscar Guerrieri, Jorge Fariña, Daniel Amelong, Walter Pagano y Eduardo Constanzo: prisión perpetua y cárcel común para todos.

17. Julio del 2010. Primer juicio por crímenes de lesa humanidad en Mendoza.

 

PILARES DE LA MEMORIA

A partir de una idea del artista Dante Taparelli, diez columnas diseñadas y construídas por Martín Gatto, giran al roce de la palma de la mano. Contienen los nombres de las víctimas del terrorismo de estado. El listado es réplica del existente en el Parque Nacional de la Memoria ubicado en la ciudad de Buenos Aires.

Este memorial está dedicado a las víctimas de la violencia ejercida por el Estado en la Argentina, siguiendo el modelo de los molinos de oración tibetanos, que giran con el viento o con las manos. Implica participar, querer leer estos nombres, no se presentan estáticos, a simple vista.

Hay un rollo sin tallar para que puedan agregarse nuevos nombres de desaparecidos o asesinados, si se presentan nuevas denuncias.

Dante Taparelli, diseñador de modas, escenógrafo.

Nació en Santa Fe en 1955. Cursó estudios en la Escuela de Bellas Artes “Juan Mantovani”, y en diversos talleres de reconocidos artistas de la ciudad de Santa Fe (Pautazzo, Favaretto Forner, Lazarini, Wenceslao Cellacek, etc.)

En 1979 se radica en la ciudad de Rosario sumándose a muchos movimientos culturales a través de sus actividades de diseñador.

Realiza innumerables vestuarios de teatro, cine y televisión. Ocho muestras plásticas de esculturas y objetos. (Museo “Juan B. Castagnino”; “Krass”; Artes Plásticas, etc.)

En 1996 se incorpora a la Secretaría de Cultura y Educación de la Municipalidad de Rosario como coordinador de Área de Diseño del Centro de Expresiones Contemporáneas, espacio que -entre otros -, ayudó a construir.

Diseñó espacios y dispositivos lúdicos de Arquitectura Efímera “Con Ojos de Niño”, muestra interactiva.

Diseño espacial de “La Isla de los Inventos”.

Entre 1999 a 2001 diseñó y dirigió los “Carnavales del Scalabrini Ortiz”.

Creador del Mercado Retro, Museo a Cielo Abierto y del Ropero en la Calle.

Actualmente coordina el proyecto Pichincha Recuperación: Casco Histórico de este Barrio rosarino. Se desempeña también como director de Diseño e Imagen Urbana, Secretaría de Cultura, Municipalidad de Rosario.

 

OBRAS Y FOTOGRAFÍAS

Ausencias

Gustavo Germano

2007

Ausencias es un proyecto expositivo que, partiendo de material fotográfico de albumes familiares, muestra 14 casos a través de los cuales se pone rostro al universo de los que ya no están: trabajadores, militantes barriales, estudiantes, obreros, profesionales, familias enteras, ellos ellas víctimas del plan sistemático de represión forzada de personas, instaurado por la dictadura militar en Argentina, entre 1976 y 1983.

Mediante esta serie de fotografías, se pone en escena el espacio del ausente dejado por los desaparecidos dentro de un vínculo afectivo. El procedimiento es la reconstrucción de una foto familiar puesta en contrapunto con la foto original. En la segunda, el vacío es evidente. Los trabajos, expuestos en un diálogo constante entre antes y ahora, muestran cambios en el entorno y el paso de los años. Y esos dos tiempos en un imposible paralelo de presencia-ausencia.

El fotógrafo argentino Gustavo Germano nació en Entre Ríos, pero reside en España, desde la última dictadura militar argentina. Volvio al país para presentar Ausencias. Uno de los 14 casos es Eduardo Raúl Germano, hermano de Gustavo, quien fue secuestrado el 17 de diciembre de 1976 a los 18 años por miembros del Ejército y la policía de la Provincia de Santa Fe, en Rosario.

 

Retrato de Julio Lopez

Helen Zout

2006

En el trabajo de buscar y reflejar las secuelas que la represión dejó en los sobrevivientes, familiares de desaparecidos y centros clandestinos, Helen Zout entrevistó a Julio López, capturado por la dictadura y testigo fundamental en el juicio contra el director de un centro de detención clandestino, Miguel Etchecolatz.

Después de su testimonio, en septiembre de 2006, Jorge Julio López desapareció.

La foto tomada por Zout, atrapa el instante del recuerdo en el rostro.

Helen Zout nació en Santa Fe, en 1957. Hizo estudios de Antropología cultural y de pintura en la Universidad de La Plata. Fotogáfa profesional desde 1978 en La Plata, trabajó para el diario “La Razón” entre 1986 y 1987. Luego se desempeñó como fotógrafa del Senado de la Provincia de Buenos Aires. Su trabajo se centra en denuncias en relación con los Derechos Humanos, como su exposición de fotos de niños con SIDA, y su serie “Huellas de desapariciones sobre la última dictadura militar en Argentina” de 2002, de la cual la foto de Julio López forma parte.

Actualmente se desempeña en la Comisión Provincial Por la Memoria de la ciudad La Plata.

 

Retrato de soldado de Malvinas

Diego Paruelo

Esta fotografía forma parte de la serie Imágenes de un naufragio, un recorrido visual en torno a la vida de Sergio Gasco, ex combatiente de la guerra de Malvinas, destinado al pie del monte Longdon donde ocurrió una de las batallas mas cruentas. Luego de la derrota, fue tomado como prisionero de guerra.

Veinte años después, Sergio se encontró sin trabajo y con graves secuelas físicas y psíquicas, desde la pérdida auditiva hasta el padecimiento de síndrome de stress postraumático. En abril de 2003, murió a causa de una enfermedad terminal. Su muerte no está ajena a la de los 455 ex combatientes que se suicidaron desde 1982 hasta nuestros días, cifra más amplia que la de los soldados muertos en combate.

Diego Paruelo (1976) Fotógrafo y artista visual argentino. Su colección de trabajos se aboca a la cultura popular y massmediática en Argentina y con el compromiso político. Su vida además se encuentra signada por las búsquedas en relación a la identidad y la adopción ilegal.

 

Civilización occidental y cristiana

León Ferrari

1965

Esta obra es una suerte de escultura kitsch en la que vemos a Cristo montado de un avión F 105 de las fuerzas estadounidenses. Fue realizada en 1965, en alusión a la Guerra de Vietnam, pero hoy vuelve a cobrar fuerza denunciante a partir de la invasión a Irak.

 

Jaula con aves

León Ferrari

2004-2008

Excrementos de aves sobre reproducciones del Juicio Final.

Perteneciente a la serie Excrementos.

Donación Castagnino-Macro

 

Berimbau

León Ferrari

1979-1980

Obligado por el golpe militar a dejar el país, en 1976 León Ferrari se instaló en San Pablo. Allí entró en contacto con el medio artístico paulista y su obra entró en un período de intensa experimentación. De esta época data el “Berimbau”, un artefacto para dibujar sonidos, o “instrumento musical que danza su propia música”, en palabras de su autor. Esta escultura musical donada por la Fundación Augusto y León Ferrari, pertenece a una serie de esculturas de alambre realizadas que, activadas por el visitante, se transforman en instrumentos musicales. Ferrari las realizó mientras vivía en San Pablo y expuso estas piezas en varias ocasiones: la primera fue en 1979, dentro de la exposición Arte lúdica del Museo de Arte de esa ciudad. Allí presentó el “Berimbau”, una escultura de más de cuatro metros de altura, con cien barras verticales de diferentes diámetros. Motivado por el sonido que el público generó durante la exposición decidió realizar otras esculturas a las que llamó “Percanta” exhibidas en diciembre de 1980 en la Pinacoteca de San Pablo.

León Ferrari, su figura es sumamente destacada, no sólo por los premios obtenidos -recibió el León de Oro en la 54ª Bienal de Venecia, una de los más importantes a nivel mundial-, sino fundamentalmente por el grado de polémica y discusión al que dan lugar cada una de sus muestras.

Desde los años 60, Ferrari se consolidó como un artista paradigmático de la vanguardia política argentina. En 1966 con su muestra Homenaje a Vietnam, reunió a diversos artistas que darían lugar, dos años más tarde, a la muestra Tucumán Arde, en la que él mismo participó y que años más tarde constituyó un momento epigonal de la unión del arte con la denuncia y la investigación política. Como tal, siempre ha elegido mantener vivo el grado de riesgo en cuanto a recepción de su obra, sin dejarse acomodar por la ubicación que sin duda ocupa dentro de la industria cultural y en el mercado artístico.

Su figura, corrosiva y cuestionadora, defiende un mundo donde todavía existe una ética y un anhelo de humanidad, habilitando la idea de que la recuperación de las vanguardias puede ser reflexiva y transformadora si recobra su función política, incluso dentro del centro de las instituciones.

 

El Rosario

Claudia Contreras

1999

Objeto (cuentas realizadas con papel fotocopiado con los listados de la Conadep, cruz de acero).

Colección Castagnino-Macro

Claudia Contreras nació en Ranelagh, provincia de Buenos Aires, en 1956.

En 1972 comienza a realizar estudios de serigrafía y estampado industrial. Concurre a una escuela de diseño, moldería y producción de objetos y juguetes de tela.

En 1974 empieza a estudiar en la Escuela Nacional de Bellas Artes, “Carlos Morel”, de Quilmes. Más tarde viaja a Madrid para ingresar a la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

A partir de 1995 presenta sus obras en exposiciones colectivas.

Desarrolla su producción a través de instalaciones de objetos y fotografías que manifiestan un fuerte compromiso con el pasado y el presente de la historia argentina.

Sus piezas intervenidas de vajilla de las Fuerzas Armadas, sus mapas e imágenes del escudo nacional deconstruido, sus dibujos, serigrafías y fotografías que forman parte de instalaciones, constituyen la alegoría de un país signado por determinados símbolos referenciales de una dictadura militar que deja su huella en los desaparecidos.

Siguiendo esta línea, empeiza a utilizar como medio cuentas de papel fotocopiado con los listados de desaparecidos, para construir objetos que conllevan idénticas proporciones de horror y belleza poética.

El Rosario que forma parte de la colección, se halla suspendido en el espacio que lo contiene y remite en clave alegórica, a una memoria de los cuerpos ausentes.

La artista señala: “Soy de la generación de los desaparecidos, yo no rezo, pero encontré una forma de rezar a través de la confección de cuentas de papel fortocopiado de listados de personas desaparecidas, publicado por la Conadep. Veo en la construcción de estas obras, una forma de homenajear a las víctimas y una manera de ironizar acerca de la complicidad de la iglesia católica”.

Para Contreras, la obra donada ha sido el punto de partida de otros trabajos realizados con este material, tales como el ábaco que presenta en el Museo de Arte y Memoria de La Plata.

 

Vida eterna

Homenaje a las tejedoras del Ghetto de Lodz

Claudia Goldín

2007

En la preguerra, Lodz era uno de los principales centros industriales de Polonia. Bajo la ocupación alemana, el ghetto de Lodz se convirtió en un importante centro de producción.

En mayo de 1942 dentro del ghetto, había casi 100 fábricas, la mayoría de las cuales estaban dedicadas a la producción textil. El concejo judío, y en especial su presidente, trazó un plan para que la producción de las fábricas fuera perfecta y su rendimiento total, todo para evitar la disolución del ghetto, creyendo que la mano de obra judía, esencial para las fábricas alemanas, evitaría la posible deportación de judíos, sobreviviendo así el ghetto hasta el final de la guerra.

Las condiciones de vida en el ghetto eran desastrosas: malas condicones sanitarias, escasez de alimentos, casi sin agua corriente ni sistema de alcantarillado.

La inmensa mayoría de los habitantes del ghetto trabajaba en las fábricas de producción alemanas y lo único que recibían a cambio de los empresarios de las mismas, eran mínimas raciones de comida. Escaseaba el carbón y la madera, que hacían funcionar las estufas, así como las ropas de abrigo. Más del 20% de la población murió como resultado directo de las severas condiciones de vida.

 

Claudia Goldín comienza a conectarse con la creatividad desde sus ancestros, originarios de Marruecos y Rusia. Paralelamente en su vida, desde la adolescencia recorre el camino textil y luego su pasión por los estudios del alma la llevan a estudiar Filosofía, Psicología y Artes Plásticas.

Como parte de su recorrido de vida, se apasiona con las culturas originarias y realiza diferentes viajes a comunidades de los Andes y del desierto del Sinaí en Egipto, profundizando el conocimiento de sus expresiones artísticas.

Coordina grupos de creatividad, de arte textil y terapia con pacientes en consultorio desde una mirada integral. Coordina grupos de emprendimientos textiles y capacitación artesanal en la Secretaría de Cultura y Educación de la Municipalidad de

Rosario.

 

Rosariazo

Fotografía de las calles Mitre y 9 de Julio, septiembre de 1969

Carlos Saldi

Archivo Museo de la Memoria

 

El Rosariazo fue una forma de resistencia de la sociedad civil que encontró nuevas formas de organización y participación para defender sus intereses, expresar sus desacuerdos y hacer oír sus reclamos frente a los intentos totalitarios del gobierno ilegítimo del dictador Onganía. En mayo y septiembre de 1969, Rosario se convirtió en escenario de importantes insurrecciones populares.

Carlos Saldi fue un reconocido fotógrafo argentino. Fue cofundador de la revista Boom de Rosario (1968-70). Residió en parís desde 1975, donde obtuvo éxito con sus montajes fotográficos y llegó a exponer junto a Alberto Jonquiéres en 1984.

Saldi también fue parte del grupo que conformó Tucumán Arde.

Su relación con la historieta reside en su amistad con Hugo Pratt, siendo más tarde el encargado de realizar la documentación fotográfica de gran parte de las historias del Corto Maltés.

Falleció en el año 2004.

 

La carta

Jorgela Argañarás

2007

Cuando estaba embarazada de su tercer hijo, la artista plástica Jorgela Argañarás comenzó a experimentar con la pintura en negros y grises. Estimulada por su maestro, el reconocido pintor Juan Asticas, siguió ese camino y de pronto esa oscuridad y ese dramatismo, se convirtieron en una serie de cuadros dedicados a las Madres de Plaza de Mayo.

La carta muestra a seis mujeres de espalda, que encaminan sus pasos hacia la Casa Rosada, acaso en busca de una entrevista que seguro les será negada. Un rechazo más de los tantos que sufrieron a lo largo de los años del terrorismo de Estado y que las obligó a no abandonar esa plaza a pesar del hostigamiento constante al que fueron sometidas.

Jorgela Argañarás nació en Viedma, Río Negro, en 1964. Fue bailarina y luego se abocó a la práctica y al estudio profundo del yoga.

Atraída desde pequeña por las pinturas de su abuela paterna y sus tíos pintores, a fines de los noventa comenzó a pintar sin ningún tipo de soporte o estudio, hasta que en el año 2000 inició su primera formación en pintura y dibujo.

Además de ser pintora, trabaja hace más de 20 años en el mundo de la música y el espectáculo en el desarrollo de campañas de prensa.

 

Refugiados aún después de muertos

Nebaj, Quiché, Guatemala, 2001

De la muestra fotográfica Cultura y Resistencia de Jonathan Moller

 

Masacre de los Montes de María

Tela diseñada por las Tejedoras de Mampuján, sobrevivientes de la masacre perpetrada por paramilitares en complicidad con las fuerzas armadas de Colombia, en marzo de 2000, en el Departamento de Bolívar.

En la misma se visualiza el impacto de la violencia sobre su comunidad.

Pieza donada por sus autoras al Museo de la Memoria.

 

Luchas políticas y terrorismo de Estado en Rosario. Herramientas para la memoria

Memoria Abierta – Museo de la Memoria

La construcción de la memoria social sobre el terrorismo de Estado es un trabajo inagotable. Recupera y entreteje fragmentos de memorias individuales interrogando una y otra vez voces, textos, imágenes, espacios. Las nuevas tecnologías, lenguajes y formatos de la comunicación nos invitan a explorar formas de mostrar y representar las vivencias del pasado reciente. Este es un material que combina documentos históricos, fotografías, relevamientos topográficos y testimonios, que pueden recorrerse en forma interactiva. Memoria Abierta trabaja para promover una memoria social que incida en la cultura política argentina, contribuyendo a la construcción de identidad y a la consolidación de la convivencia democrática. Con ese objetivo produce, organiza y difunde fuentes documentales vinculadas con el pasado reciente. Museo de la Memoria trabaja desde hace más de diez años sobre el tema del terrorismo de Estado durante la última dictadura militar, sus causas y sus efectos en la sociedad argentina. Además, avanza en tareas para generar conciencia sobre el impacto de experiencias autoritarias en otros países latinoamericanos.

 

 

Ver todas las noticias