Curso virtual para docentes

"Investigación y enseñanza del pasado reciente. Estrategias para la transmisión y el abordaje educativo". Agosto a diciembre de 2016.

Ingreso a plataforma Moodle: http://e-capacitacion.rosario.gov.ar

Propuesta perteneciente al Departamento de Educación del Museo de la Memoria dependiente de la Secretaría de Cultura y Educación de la Municipalidad de Rosario.

Coordinación Académica: Lic. María Fabiana Elcarte

 

Tutoría: Lic. Lucila Arias Santana

 

Coordinación Técnica: Lic. Julia Comba

 

Staff Docente:

 

Dra. Laura Luciani
Es profesora de enseñanza media y superior en historia y licenciada en historia, ambos títulos obtenidos en la Universidad Nacional de Rosario (UNR). Doctora en humanidades, con mención en historia (2014), por la UNR. Se ha desempeñado como docente y en tareas técnicas en la Facultad de Humanidades y Artes desde el año 2005 hasta la fecha. Actualmente es jefa de trabajos prácticos en la cátedra Problemática del Pensamiento Latinoamericano y Argentino, carrera de Antropologia y auxiliar de primera categoría en la cátedra Historia de América III Contemporánea, carrera de Historia, Facultad de Humanidades y Artes, UNR. Ejerce como profesora interina en la Escuela de Enseñanza Media Nº 572. Ha impartido conferencias y cursos tanto en nivel medio, terciario, universitario así como de extensión a la comunidad referidos a problemáticas contemporáneas latinoamericanas e historia reciente argentina.
Desde 2004 participa en diversos proyectos de investigación referidos a problemáticas de historia reciente en Argentina. En la actualidad es miembro de los proyectos: "Procesos de movilización política y social y tramas represivas en la provincia de Santa Fe entre los '60 y los '80" (Universidad Nacional del Litoral. Director: Mg. Luciano Alonso) y "Militancias y represión entre dos dictaduras: actores sociales, movilización política y accionar represivo en la provincia de Santa Fe entre los '60 y los '80" (Secretaría de Ciencia y Técnica de la UNR. Directota Dra. Gabriela Aguila. Co director: Mg. Luciano Alonso). Ha publicado diversos artículos en revistas especializadas nacionales e internacionales, en general referidos a problemáticas de historia reciente latinoamericana y estudios específicos sobre la última dictadura militar argentina. También ha participado como coordinadora, relatora, expositora y asistente en diversos congresos nacionales e internacionales con temáticas afines.

 

Lic. Marianela Scocco
Es licenciada y profesora en historia por la Universidad Nacional de Rosario (UNR) y becaria del CONICET. Docente de la carrera de Historia de la UNR y de escuelas secundarias públicas de la ciudad de Rosario. Trabajó en la Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia de Santa Fe y en el Achivo Provincial de la Memoria. Es integrante de los proyectos de investigación "Mujeres y política en escenarios de conflicto del siglo XX. El género como categoría y como pregunta en la historia", con financiamiento científico y tecnológico de la UNR, y "El Comando del II Cuerpo de Ejército y la ciudad de Rosario, 1960-2000. Una historia social y política", radicado en el Museo de la Memoria de Rosario.
Ha participado de numerosas jornadas y congresos como expositora y asistente de áreas temáticas relacionadas con el mundo del trabajo y con la historia reciente, especialmente vinculadas a la historia de la última dictadura militar argentina y las organizaciones de derechos humanos. Ha publicado artículos en revistas afines sobre las mismas problemáticas.

 

Dra. Natalia García
Es profesora en ciencias de la educación graduada en la Universidad Nacional de Rosario y doctora en educación por la Universidad Nacional de Entre Ríos. Se desempeña como profesora adjunta con dedicación simple en la cátedra Historia Socio Política del Sistema Educativo Argentino de la Escuela de Ciencias de la Educación, Facultad de Humanidades y Artes, UNR y como profesora reemplazante en la asignatura Formación Etica y Ciudadana en la EETN Nº 342. Forma parte del proyecto "Procesos de construcción curricular en la educación secundaria santafesina a partir de la Ley Nacional de Educación" (Universidad Nacional del Litoral). Investigación postdoctoral con beca del CONICET inscripto en el Instituto de Investigaciones de la Facultad de Humanidades y Artes, UNR. Proyecto "La inteligencia civil. Dictadura, sociedad y campo educativo. Santa Fe (1976-1983)" basado en fuentes del Archivo Provincial de la Memoria, ciudad de Santa Fe. Directora: Dra Carolina Kaufmann. Investigación beca doctoral CONICET inscripto en la Escuela de Ciencias de la Educación de la Facultad de Humanidades y Artes. Proyecto "Historia socio cultural, política y educativa de la Biblioteca Popular "Constancio C. Vigil" de Rosario (1933-1981). Dirección de tesis Dra. Carolina Kaufmann. Es autora de la publicación "El caso "Vigil. Historia sociocultural, política y educativa de la Biblioteca Vigil (1933-1981)". Ediciones FHUMYAR ediciones, UNR (en prensa). Ha participado de capítulos de libros, diversos artículos y reseñas con referato, trabajos de divulgación, asesoramiento y transferencia. Ha participado como asistente y expositora en diversos congresos; en cursos de post grado; en la organización de eventos académicos e invitaciones para disertación.

 

Difusión e inscripción: junio y julio.


Modalidad: a distancia y en formato virtual.

 

Duración: un cuatrimestre. Cuatro clases semanales, cada mes.

 

Carga Horaria: 40 horas reloj / 180 horas cátedra

 

Destinatarios: docentes de los diferentes niveles y modalidades educativas; alumnos de carreras de formación docente.

 

Requisitos de admisión: título universitario o de nivel terciario; o de carrera de formación docente en curso; y/o acreditar experiencia sostenida en prácticas académicas y/o laborales en la investigación social.

 

Foros: la participación en cada uno de ellos será obligatoria. Cada uno permanecerá abierto durante 15 días, durante los cuales se podrá participar de los mismos.

 

Requisitos técnicos: Quien esté inscripto debe tener conocimientos básicos de informática. Equipo recomendado: procesador 1GH ó superior, memoria RAM de 512 Mb ó superior, espacio disponible suficiente en el disco duro al menos 160 GB, tarjeta de sonido, altavoces, conexión a Internet, sistema operativo Win 7, Windows 8, Linux, Macintosh OS 9 ó superior, navegador web: Mozilla Firefox 30.0 (recomendado), habilitar Java y Javascript en el navegador. Para una mejor visualización de la plataforma se recomienda trabajar en una resolución de 1024X800. Para poder acceder a la plataforma se debe tener habilitado en el navegador los cookies. Para poder visualizar distintos tipos de documentos y recursos, es necesario que la computadora cuente con el software requerido. A continuación se recomienda contar con: reproductor de video y audio (Ej: VLC player últimas versiones), lector de archivos PDF (Ej: Adobe Reader, Foxit Reader, etc; últimas versiones), Flash versión 11.2

 

Evaluación: deberá realizarse un trabajo final escrito integrador de los tres módulos.

Notas: Rehacer, Bueno, Muy Bueno, Distinguido, Sobresaliente.

 

La propuesta: este seminario responde a la creciente demanda de conocimientos teóricos y herramientas didácticas a la hora de abordar y transmitir temáticas de memoria referidas a la historia reciente de nuestro país, tanto en el ámbito de la educación formal como no formal. Como también en respuesta a los desafíos que el pasado reciente plantea en el presente en relación tanto a su investigación como a su enseñanza.


Los objetivos generales son:
1)-acercar y/o profundizar el conocimiento sobre las temáticas mencionadas.
2)-brindar herramientas conceptuales y metodológicas específicas para la reflexión y comprensión disciplinar de la historia reciente.
3)-proveer recursos aptos para su tratamiento pedagógico.
4)-promover la construcción de ciudadanías democráticas en el ámbito educativo extensivo a la sociedad en su conjunto.
5)-analizar cómo se transmiten hoy estas problemáticas desde los medios de comunicación; la escuela; desde los distintos niveles de la educación argentina; cómo son abordadas desde los sitios de memoria.
6)-debatir no sólo cómo narrar esta historia sino también cómo hacer que esa historia entre en diálogo con otras situaciones de intolerancia y vulneración de derechos que tienen lugar en el presente.

 


Fundamentación:
En cada momento histórico, existen diversas narrativas e interpretaciones del pasado, a menudo contrastantes y en conflicto. Este conflicto se manifiesta en confrontaciones y luchas sociales, culturales y políticas, por lo cual, en cualquier momento y lugar, es imposible encontrar una memoria, una visión y una interpretación únicas del pasado, compartidas por toda una sociedad. Hay una lucha política activa acerca del sentido de lo ocurrido, pero también acerca del sentido de la memoria misma.
Si pensamos a la memoria como operación de darle sentido al pasado ¿Quiénes deben darle ese sentido? ¿Qué pasado? Son individuos y grupos en interacción con otros, agentes activos que recuerdan, y que a menudo intentan transmitir y aún imponer sentidos del pasado a otros/as, diversos y plurales, que pueden o no tener la voluntad de escuchar.
El pasado es una construcción cultural sujeta a los avatares de los intereses presentes en cada momento. Sin embargo, las memorias no son un producto totalmente dependiente de esos intereses; son al mismo tiempo parte activa en la construcción y expresión de esos intereses.
No todos comparten las mismas memorias. Están quienes vivieron personalmente el evento o período que se recuerda, y quienes forman parte de un cuerpo colectivo que comparte una base de saberes culturales a través de complejos procesos de identificación, pertenencia y transmisión.
¿Cómo operan o interactúan las diversas instituciones (familia, escuela, iglesia, partidos, medios, etc), los productos sociales y culturales (artísticos y de otro tipo) y las prácticas de conmemoración pública en el proceso de transmitir el pasado? ¿Cómo incorporan o qué sentido dan al pasado las generaciones que no han vivido los eventos conmemorados?
Son las relaciones y diálogos que se establecen entre generaciones los que, en su dinámica, producirán nuevos sentidos e interpretaciones del pasado.
Aunque se quiera cristalizar en la piedra o en la ruina preservada, aunque la materialidad de la marca se mantenga en el tiempo, no hay garantía de que el sentido del lugar se mantenga inalterado en el tiempo y para diferentes actores. Siempre queda abierto, sujeto a nuevas interpretaciones y resignificaciones, a otras apropiaciones, a olvidos y silencios, a una incorporación rutinaria o aún indiferente en el espacio cotidiano, a un futuro abierto para nuevas asociaciones y nuevos sentidos.
Aunque quienes proponen la marca pueden tener un mensaje claro y unívoco de lo que quieren transmitir, normalmente hay múltiples voces, áreas de conflicto, y ambigüedades: los/as sobrevivientes y protagonistas de los conflictos del pasado, las víctimas de la represión, los organismos de derechos humanos, artistas y profesionales de la documentación y conservación, nuevas generaciones que tratan de encontrar raíces de sus proyectos y sus proclamas actuales en el pasado, grupos sociales y políticos que intentan "usar" el pasado como parte de sus planes, deseos y utopías para el futuro. Además, con el paso del tiempo, habrá nuevas interpretaciones, con lo cual surgirán cambios en las narrativas, y nuevos conflictos sobre sentidos y significados.
"¿Quiénes? ¿Cuándo? ¿Para qué? Actores y escenarios de las memorias". Elizabeth Jelin

 


Módulos y Contenidos:

 

Módulo 1
"La historia reciente en Argentina. Un acercamiento a los estudios de la última dictadura militar (1976 - 1983)
Dra. Laura Luciani

 

En los últimos años, los estudios sobre diversas problemáticas del pasado reciente se ha ampliado en la Argentina dando lugar a nuevas líneas de investigación, publicaciones, jornadas y talleres de reflexión sobre estas temáticas. Inicialmente el desarrollo de investigaciones se produjo con un fuerte impulso de organismos de derechos humanos, pero gracias a la mayor difusión de memorias militantes, investigaciones periodísticas y paulatinamente de investigaciones de cientistas sociales que abordaron problemáticas de la historia reciente el campo se expandió. En el ámbito académico fueron sociólogos y politólogos quienes desarrollaron los primeros trabajos de relevancia, incorporándose posteriormente historiadores que conformaron de esta temática un campo de estudio específico.
La recuperación de estos problemas en los cuales una nueva generación de cientistas sociales se sumaba, permitió pensar en la emergencia de un diferenciado espacio disciplinar, que desarrollaba sus propios marcos de abordaje y metodología de investigación. Debemos señalar que su desarrollo se produjo al tiempo que se daban cambios significativos en el contexto político-social de nuestro país en donde las preguntas por las décadas precedentes y la profusión de las memorias respecto de esos años tuvieron un inusitado alcance.
En este módulo se propone el acercamiento al estudio de la historia reciente argentina planteando algunos ejes básicos para su comprensión pero desplegando una mayor significación al estudio sobre la última dictadura militar argentina. En ese marco se propone iniciar el recorrido a partir de la problematización de la historia reciente como campo de estudio que ya se ha consolidado en Argentina, dando cuenta de sus particularidades teórico-metodológicas. Luego de esa introducción inicial se realizará un abordaje histórico de los procesos que caracterizaron los años sesenta y primeros '70 -considerada por Claudia Gilman como una época- en el contexto mundial latinoamericano y específicamente, argentino. Este marco general y el análisis de los cambios operados en la sociedad argentina son significativos para comprender el avance y proceso de derechización que permitió el golpe de estado del 24 de marzo de 1976 y la instauración de la dictadura. Se analizarán entonces, las particularidades de la última dictadura militar argentina (1976-1983) y su periodización, enfatizando en el análisis en las estrategias represivas así como el control y disciplinamiento desplegado socialmente.

 

 

 

Módulo 2
"Los sentidos del pasado. Memoria e Historia oral para la enseñanza del pasado reciente"
Lic. Marianela Scocco

 

Se presenta ya desde hace un tiempo, un problema teórico entre la Historia como disciplina y la Memoria. ¿Cuáles son las diferencias sustanciales entre ambos registros discursivos? Teniendo en cuenta la tensión existente entre la historia científica realizada por profesionales de la disciplina y la memoria como memoria histórica social que los diversos grupos o clases de la sociedad preservan y transmiten sobre su propio pasado.
Tanto la historia como la memoria se ocupan de la interpretación de experiencias colectivas pasadas que, muchas veces, son las mismas. Algunos teóricos consideran la historia como una forma más de memoria en tanto que, es un discurso socialmente construido sobre el pasado. Otras perspectivas teóricas, en cambio, suponen que historia y memoria son registros discursivos radicalmente contrapuestos. Se considera que en un caso se trata de un discurso subjetivo y políticamente anclado, en el otro estamos frente un discurso "ascéptico", producto de una práctica objetiva de producción del conocimiento. Ninguna de estas dos posturas extremas es adecuada para dar cuenta de la especificidad de la historia y de la historia reciente como práctica historiográfica.
La memoria es múltiple. Colectiva, individualizable, actualizable, cambiante. Dado que se apoya en la experiencia vivida, es eminentemente subjetiva y es una construción siempre mediada por el presente. La tarea del historiador será inscribir esa singularidad de la experiencia vivida en un contexto histórico global, para intentar esclarecer las causas, las condiciones, las estructuras, la dinámica del conjunto. La historia es así la puesta en relato, escritura, representación del pasado. La historia en cambio, tiene vocación universal.
Al decir de Jelin "la historia dura, fáctica, de los eventos y acontecimientos que "realmente" existieron se convierte en un material imprescindible pero no suficiente para comprender las maneras en que sujetos sociales construyen sus memorias, sus narrativas y sus interpretaciones de esos mismos hechos. Desde una perspectiva como esta, ni la historia se diluye en la memoria, ni la memoria debe ser descartada como dato por su volatilidad o falta de "objetividad".
En tanto que la Historia Oral ha sido desde el comienzo de la historia de la humanidad, la forma de conservar la memoria colectiva. La importancia de la transmisión oral es ignorada y menospreciada por los historiadores profesionales, que durante el siglo XIX sentaron las bases de lo que se considera "historia científica". En esa época se inicia la profesionalización de la Historia y, al constituirse como disciplina, los historiadores se apropian de un método cuyo lugar central está ocupado por el documento escrito. Las fuentes orales fueron dejadas de lado y se estableció el carácter científico de la historia basada exclusivamente en el análisis de las fuentes escritas.
Puede definirse a la Historia Oral como "un procedimiento establecido para la construcción de nuevas fuentes para la investigación histórica, con base en testimonios orales recogidos sistemáticamente bajo métodos, problemas y puntos de partida teóricos explícitos. Su análisis supone la existencia de un cuerpo teórico que se organiza a partir de la instrumentación de una metodología y un conjunto de técnicas específicas. La Historia Oral no se refiere a la producción y utilización de fuentes orales en la reconstrucción histórica. Lo que define su carácter renovador no es la oralidad, sino la labor sistemática de creación, de recuperación y de utilización de la historia oral. La utilización de los testimonios orales permite confirmar, contrastar o bien refutar las hipótesis enunciadas a partir de las fuentes escritas y, al mismo tiempo, permite avanzar en el conocimiento de la realidad histórica desde diversos enfoques, tarea que se ve enriquecida por el carácter interdisciplinario de la Historia Oral.

 

El valor del testimonio
El testimonio como pieza central en la construcción de la memoria colectiva y para acercarse a determinados temas en el aula, sobre todos los ligados al pasado más reciente o aquellos acontecimientos que por su gravedad o especificidad suelen ser dificultosos de abordar desde otros recursos.
En la actualidad debido a los avances tecnológicos del audio, el video y la digitalización, las voces testimoniales son una herramienta más accesible en cuanto a su obtención y circulación.
No hay que dejar de atender la complejidad de este recurso, verlo como un recurso más que permita un mejor acercamiento al pasado. Las voces de los testimonios pueden enseñarnos cómo la gente pensó, observó y construyó su mundo y cómo procesó y expresó el entendimiento de su realidad. Estos relatos en primera persona nos introducen al conocimiento de la experiencia individual y colectiva. Pero estos son relatos subjetivos, es dcir, que no muestran verdades precisas o reconstrucciones veraces. Sino que están atravesados por sensaciones, pensamientos, subjetividades, experiencias particulares. Estas voces narran un punto de vista y hablan desde un determinado lugar. Por lo cual, el valor que puede tener el uso de los testimonios en el aula, significa la introducción de una subjetividad que permita observar lo que la gente hizo, lo que deseaba hacer, lo que creyeron estar haciendo y lo que, posteriormente, creen que hicieron.
Para trabajar con testimonios es necesario realizar una separación, tomar distancia de esa voz y poder analizar quién es el que habla, qué dice, por qué lo dice, desde dónde, cuándo, y además, qué no dice y qué calla. Hay que interrogar a las voces testimoniales y compararlas con otras para ponerlas en perspectiva.
Al momento de trabajar con el testimonio hay que tener en cuenta en qué momento y en qué contexto se produjo el mismo. Lo que los sobrevivientes de la última dictadura militar se animaron a decir en los primeros años de la democracia, cuando el relato dominante era la "teoría de los demonios", no es igual a lo que dijeron años después, cuando, comenzó a revisarse la militancia política de la década del sesenta y setenta.

 

Articulación con el hipertexto "Luchas políticas y terrorismo de Estado en Rosario. Herramientas para la memoria" Memoria Abierta - Museo de la Memoria

 

 

 

Módulo 3
La investigación y la enseñanza de la historia reciente y las memorias en conflicto. El dilema de la transmisión; enseñar lo inseñable.
Dra. Natalia García

 

La enseñanza del pasado reciente
La Ley de Educación Nacional Nº26.206 ordenó el abordaje y la enseñanza de todos los temas vinculados con los derechos humanos y con los propios del pasado reciente argentino. Estos acontecimientos históricos deben formar parte de la enseñanza ya que se trata de temas que, si bien refieren al pasado, están íntimamente enlazados con el presente y el futuro. Al mismo tiempo que trabajar estas temáticas en el aula puede contribuir a generar una trama que colabore para que la memoria no cristalice en imágenes fijas. Cabe señalar también que estos son contenidos obligatorios de algunas asignaturas pero también forman parte de un contenido transversal que requiere de la acción conjunta de toda la comunidad educativa, a través de efemérides o como ejes específicos de diferentes espacios curriculares (Literatura, Formación Ética y Ciudadana, Economía Política, Plástica, etc).
La Historia del Tiempo Presente es un campo relativamente nuevo pero en rápido desarrollo, aunque aún en el ámbito escolar no es sencillo de incorporar y lograrlo va más allá de que exista una disposición ministerial.
Al mismo tiempo debe reconocerse que vivimos en un tiempo signado por la proliferación de recordatorios, museos, conmemoraciones y variadas manifestaciones culturales sobre el pasado, lo que los autores llaman la "inflación de la memoria". Sin embargo, esta expansión se inscribe en uno de los problemas cruciales de la cultura contemporánea: el enmudecimiento del pasado en tanto reservorio donde encontrar sentidos para alcanzar una vida más plena. Es decir que, aún cuando abunden los recordatorios, los sitios de memoria, los lanzamientos de fascículos históricos y los documentales, entre otros objetos, pocas veces éstos logran darle vitalidad a un pasado que aparece, sobre todo, como un lastre.
De ahí que sea crucial para cualquier desarrollo de "políticas educativas de la memoria" la interrogación acerca de cómo indagar en el pasado desde el presente: qué recordar, cómo recordar y para qué recordar. La transmisión del pasado reciente en la escuela, a través de la labor de los educadores en tanto portadores de un conocimiento específico y sujetos de derecho, implica activar estas preguntas para que la pedagogía de la memoria habilite vínculos significativos con el pasado que permitan imaginar futuros más justos.
Asimismo el estudio y la transmisión de nuestro pasado reciente puede transformarse en un "puente" que interpele la propia experiencia: cómo participar en una vida ciudadana activa y responsable; cómo no ser indiferentes ante el dolor de los demás; cómo exigir que las sociedades y los gobiernos respeten los Derechos Humanos universales.
La enseñanza de la Historia está en todas las currículas del mundo porque con su enseñanza se asegura la transmisión de la herencia social de una generación a otra. Por esta razón el currículum no es una simple decisión de cuestiones técnicas sino que permite distinguir luchas sociales y políticas sobre las prioridades dentro de la escuela.
El desafío está no sólo en reconocer la necesidad y la obligatoriedad de enseñar estas temáticas, sino también en definir posibles abordajes de ese pasado reciente que contribuyan al fortalecimeinto de la vida democrática y al respeto por los Derechos Humanos.

 

¿Cómo enseñar/transmitir? Construcción de una "pedagogía de la memoria"
Pensar en una "pedagogía de la memoria" implica, necesariamente, revisar los procesos de construcción de la memoria social: qué luchas se activaron, qué representaciones artísticas existieron, qué aconteció en el terreno de la justicia, qué políticas estatales existieron. En Argentina la memoria colectiva y sus expresiones se fueron transformando desde la década del ochenta en adelante. Tuvieron diferentes características apenas comenzada la democracia, hicieron un viraje en la década del noventa y volvieron a cambiar a partir del 2003.
Puntualmente desde 2003 se logró problematizar la tarea de la transmisión, habilitar nuevas voces para hablar del pasado argentino reciente y remover algunos de sus sentidos cristalizados que lo hacían cada vez más lejano y olvidado.
Debe tenerse en cuenta también que los jóvenes que se vinculen con la experiencia del pasado reciente traen consigo motivaciones, contextos personales y situaciones muy diferentes. Están los estudiantes que, orientados por sus familiares o docentes, desarrollan un conocimiento previo, y también los estudiantes que hacen sus primeras incursiones en esta problemática y que parten de situaciones locales en las que ha predominado el silencio, porque "aquí no pasó nada" o "esas son cosas de las grandes ciudades".
La enseñanza de la memoria y los derechos humanos convoca también a reflexionar sobre el problema de la dimensión local. Pensar en una "pedagogía de la memoria" que tenga en cuenta la construcción colectiva de las memorias locales inscriptas en una memoria nacional en permanente construcción. Relacionar las historias de las ciudades con las de universos más pequeños pero más próximos a la vida de los estudiantes, que implique una comprensión del pasado que atienda al diferente impacto de acontecimientos y fenómenos de la historia reciente en las diversas geografías del territorio argentino y sus marcas locales. Investigar por ejemplo: ¿Qué espacios que en otros tiempos se usaron para la represión hoy se siguen utilizando para otras funciones? ¿Qué recursos de aquel período quedaron arrumbados en archivos o depósitos institucionales? ¿Qué esculturas o monumentos conmemorativos están a disposición para ser analizados de nuevo?
Ante esta normativa surgen diversos interrogantes: ¿Qué y cómo se recuerda: cuáles son los modos que encontramos para hacer inteligible un pasado tan complejo y doloroso: qué tipos de vehículos culturales encontramos para hacer presente al pasado (fotografías, pinturas, poesías, cuentos, películas, entre otros). ¿Cómo debe formularse la enseñanza y la transmisión de estas temáticas, teniendo en cuenta tanto los contenidos como los soportes y recursos didácticos?
La necesidad de acceder a esta temática es pareja con las dificultades para abordarla: ¿Cómo ocuparse del pasado inmediato en el aula? ¿Cuáles deberían ser los contenidos escolares? ¿Deben integrarse tanto los aspectos disciplinares, psicológicos y pedagógicos del curriculum?
Otras preguntas fundantes: ¿Cómo enseñar lo inseñable? ¿Cómo convocar al pasado sin que este se transforme en un lastre difícil de llevar? ¿Cómo encontrar en el pasado nuevos sentidos que doten de vitalidad al presente? ¿Cómo volver a vincularse con el pasado en el contexto de la "inflación de la memoria"? ¿Qué decir y cómo reflexionar sobre conductas violatorias de los Derechos Humanos? ¿Para qué y por qué hacerlo? ¿A través de qué recursos y estrategias? ¿Hay que recuperar el pasado como un texto completo, progresivo y lineal o aceptar que va a llegarnos con intermitencias, desde las brumas de la memoria? ¿Cómo lo integramos desde el presente?
Debemos mencionar que existe un extenso debate ético y filosófico en torno a la problemática de la "representación de lo irrepresentable". Este debate tiene en su centro el problema de los límites, tanto cognitivos como morales y estéticos de la transmisión del conocimiento del horror. Al respecto, podemos formularnos los siguientes interrogantes: ¿Cómo deberíamos acercarnos al pasado? ¿Qué tipo de representaciones deberíamos mirar y poner a disposición? ¿Para qué? ¿Es posible representar el horror? ¿Nos ayudaría a comprenderlo? ¿Es posible comprenderlo? ¿Cuáles son los límites éticos y estéticos de esa representación? ¿Quiénes los establecen?
A partir de pensar qué representaciones seleccionar para la tarea de la enseñanza, surgen otras preguntas: ¿Elegimos imágenes o narraciones que se refieren al horror de manera explícita?, ¿Elegimos imágenes o relatos que representen al horror de manera simbólica?; ¿Optamos por imágenes o textos reales o de ficción? ¿Qué ponemos a disposición? ¿Para trabajar con quiénes? ¿Con qué propuestas?
Si bien es cierto que los manuales escolares se han modificado desde 1993 y hay una proliferación de material bibliográfico y audiovisual para poder abordar estas temáticas; falta aún la preparación sistemática de maestros y profesores para que puedan utilizar estos materiales de modo fructífero y con criterio independiente.

 

Recursos para la enseñanza
Brindar recursos específicos para el trabajo en memoria y derechos humanos (fuentes, narrativas, testimonios, imágenes, materiales audiovisuales, sitios de memoria), recomendaciones que sirvan para pensar propuestas adecuadas a distintas realidades y contextos.

 


Dinámica del seminario: esta formación tiene un formato virtual y su modalidad didáctica se organiza en torno a:
*clases preparadas para esta propuesta por docentes e investigadores, destacados en estas temáticas.
*textos, documentos, y materiales audiovisuales de apoyo.
*foros de discusión grupal de los contenidos.

 

Asimismo, la formación virtual posibilita poder acceder a determinados beneficios como:
*poder entrar en contacto con investigadores de destacada trayectoria.
*encontrarse con colegas de diferentes ámbitos académicos y profesionales.
*tener acceso a una bibliografía digital compuesta por las clases escritas y bibliografía digitalizada.
*transitar una experiencia de aprendizaje basada en la interacción entre colegas, docentes e investigadores.

 

CONTACTO: educamemoria@rosario.gov.ar / 4802060, interno 200, lunes a viernes de 10 a 15 h.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ver todas las noticias